Fases de una estrategia de marketing de contenidos

09
Feb 2018

Una buena estrategia de marketing de contenidos supone un factor fundamental para posicionarse en las primeras páginas de Google. La calidad de los contenidos creados, relevancia, y sobre todo frescura de las publicaciones son algunos de los condicionantes que afectan a este proceso. La importancia del Social Media cobra cada vez más importancia en la comunicación de las organizaciones y empresas.

En [Digital] TUYÚ nos centramos en las necesidades de comunicación publicitaria de nuestros clientes, ofrecemos el mejor asesoramiento y creamos soluciones adaptadas a cada problema planteado. Te ayudamos a mejorar la comunicación con agilidad y eficacia.

No basta sólo con crear una cuenta de empresa en las diferentes redes sociales. Para alcanzar la mejor reputación, es imprescindible garantizar contenidos de alto valor, actualizados, elaborados de manera profesional y difundido por expertos de comunicación, empleando los medios, imágenes, textos, vídeos y sonidos adecuados para cada caso. Este marketing de contenidos se enmarca en una estrategia de aportar valor sin pedir nada a cambio, no interrumpir como ocurre en la televisión, la radio o con las técnicas tradicionales de marketing directo, consiste en dirigir al usuario directamente al contenido de interés.

Encontramos diferentes fases en la elaboración de una estrategia de marketing de contenidos:

Definición de objetivos

A la hora de definir cualquier estrategia necesitamos conocer cuáles son los objetivos reales, hasta dónde queremos llegar con este plan.  Podemos diferenciar objetivos a largo plazo u objetivos globales, que marcan el fin que queremos alcanzar y los objetivos a corto plazo o intermedios que se pueden definir semanal o mensualmente, y funcionan para analizar si vamos realizando las acciones correctas o no, si estamos más cerca del objetivo final ya definido. A la hora de establecer estos objetivos tenemos que distinguir aquellos que se pueden contar con métricas, los llamados objetivos cuantitativos y aquellos que no podemos medir, los objetivos cualitativos. Cuando tengamos los resultados de estos objetivos intermedios hay que tomar decisiones para realizar cambios en la estrategia para conseguir el objetivo final.

En una estrategia de marketing de contenidos los objetivos finales serán:

  • Potenciar la visibilidad de la empresa.
  • Proporcionar valor a la empresa.
  • Fidelizar clientes.
  • Incrementar los contactos de la empresa.
  • Multiplicar las ventas/beneficios de la empresa.

Identificación del público objetivo

Necesitamos conocer quiénes son los consumidores a los que nos dirigimos, qué buscan, dónde lo buscan y cómo lo buscan para, de esta manera, ofrecerles contenidos de mayor interés.

Es fundamental conocer a quiénes nos dirigimos, entender sus gustos, sus preferencias, sus intereses o su actividad en la red. De esta forma, podemos ofrecer unos contenidos interesantes y que aporten cierto valor añadido al usuario.

Al definir hacia qué personas queremos orientar nuestra estrategia de marketing conseguiremos identificar dónde se encuentran nuestros clientes potenciales, en qué medios actúan y nos permitirá segmentar al máximo nuestras páginas y perfiles para conseguir una comunicación más efectiva y adaptada a nuestro público. Los contenidos estarán por tanto mejor orientados y obtendremos como resultado más visitas y ventas.

Contenidos

En el momento que identificamos para quién vamos a escribir, es importante tener en cuenta qué aspectos valora Google a la hora de posicionar nuestro contenido.

A parte de seleccionar contenido de calidad, interesante para nuestro público y publicar con cierta periodicidad, es importante prestar atención al título del post. En el título del contenido resulta vital la colocación de la palabra clave que queremos posicionar, cuanto más al principio aparezca la palabra clave mucho mejor. Una vez seleccionado el título (H1) es recomendable editar la URL a partir del mismo título generado.

El contenido creado debe extenderse un mínimo de 400 palabras para atraer a Google, siempre es recomendable la inserción de imágenes o vídeos para aumentar el poder visual y ayudar tanto a los usuarios y buscadores a descansar la vista del texto.

Determinar el número de enlaces que hay que colocar en cada post depende de la extensión del mismo. Como punto de referencia tomamos que cada 500 palabras es correcto añadir mínimo 2 enlaces, combinando entre internos y externos.

Otra acción que beneficia el posicionamiento es el uso de palabras destacadas en negrita y cursiva indicando que se trata de términos o frases relevantes.

posicionamiento orgánico

Calendario de publicaciones

Resulta fundamental mantener cierta periodicidad en los posts publicados. El público objetivo espera visitarnos según la frecuencia que vamos generando nuevos y diferentes contenidos, es importante establecer unos días y horas para publicar, tanto en los Social Media como en el propio Blog. Supone una buena idea estructurar los contenidos en un calendario que incluya qué tipo de contenido vamos a generar y cuáles son las posibles palabras claves que podríamos emplear, la fecha/hora de publicación, el título del post y los posibles enlaces que podríamos incluir.

Social Media

Con el objetivo bien definido, nuestro target bien diferenciado y el contenido de calidad identificado, solamente nos queda movilizarnos a través de las redes sociales o diferentes plataformas que prolonguen el alcance de las publicaciones y garanticen mejores resultados. Dependiendo de dónde se encuentren nuestros usuarios, actuaremos de una manera u otra en una o diferentes herramientas de difusión.

Análisis y métricas

Se trata de la última fase en una estrategia de marketing de contenidos. Con la analítica comprobamos los resultados obtenidos, si nuestras acciones se han acercado o han cumplido el objetivo inicial. Para realizar este análisis se definen una serie de indicadores de desempeño o rendimiento, también conocidos como KPIs. Algunos de estos indicadores pueden ser: notoriedad de marca, interacción con usuarios, tráfico a la web, número de páginas vistas, tasa de rebote, número de contactos registrados, ventas online, etc.

De manera constante es recomendable revisar el plan y comprobar si cumplimos con los objetivos establecidos. En caso de no apreciar mejoras, aplica nuevas iniciativas para alinear las actividades a la consecución de tus objetivos.

Lo fundamental es este apartado es medir los resultados de la estrategia y el ROI para comprobar si están funcionando las cosas como planteamos o hay que realizar algún tipo de modificación.

En el momento que decidimos empezar alguna estrategia de comunicación que involucre a nuestra imagen y marca es imprescindible proponer una estrategia previa y realizar una investigación de hasta dónde podemos llegar, con qué fin queremos realizar esta actividad y dónde vamos a actuar.

En [Digital] TUYÚ queremos ayudarte a empezar cualquier estrategia de comunicación. Somos el complemento ideal para la comunicación que necesitas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.